Reseña Histórica del Cristal

En realidad nadie sabe con exactitud cuándo o dónde se empezaron a hacer los recipientes de vidrio. Hay indicios de que el vidrio apareció dos mil años antes de Cristo con los egipcios, o quizás con los fenicios. Hay clara evidencia de que se originó en Mesopotamia, donde se han encontrado piezas bien elaboradas en vidrio, que para ese entonces era mucho más raro y considerado algo precioso. En la Biblia se le compara con el oro. (Job 28:17).

Fue mucho tiempo después, hacia finales del primer siglo D.C. que el método de soplar vidrio revolucionó su producción. Esta innovadora técnica, respaldada por el poderoso Imperio Romano, hizo los productos de vidrio más accesibles a la gente común. Del mismo modo que este imperio se extendió, el arte de la fabricación de vidrio se expandió a muchos países.

Sólo hasta 1676, George Ravenscroft revolucionó los métodos para añadir el óxido de plomo, al vidrio, lo cual fue un gran paso hacia su producción masiva.